Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, class '' not found in /home/customer/www/kiennoarriesganogana.com/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 324
You´ll never walk alone - Kien No Arriesga No Gana
Seleccionar página
Recuerdo lo fácil que era de pequeño hacer amigos. Bastaba con coincidir con otro niño en cualquier situación (por ejemplo en la sala de espera de un centro de salud) y preguntarle directamente ¿Quieres ser mi amigo? Lo normal era un “vale” y ya empezabas a jugar… En muchos de los casos llorabas cuando el niño se tenía que ir con su madre. Maravilloso.
Relacionándome
También recuerdo cuando celebraba los cumpleaños en casa junto a un incontable número de amigos con juegos, pruebas y concursos que provocaban el delirio y la locura de los presentes. Los nervios se desataban cuando en la parte final del circuito cronometrado teníamos que pedir el balón a mi padre con la frase mágica “Ernesto dame la pelota de baloncesto”  (¿?) y luego fallabas a canasta provocando que perdieras la prueba ante la risa de los mocosos mellados de tus amigos con la cara llena de chocolate. Cuando ya era un poco más mayor la cosa se desmadraba, el plan pasaba a un Happy Meal en el McDonalds o un cine “loco”. Lo peor de todo era cuando llegaba el momento en el que tus padres te decían “Sergio, sólo puedes llevar a 8 amigos” (haciendo coincidir con las plazas libres de los coches). El mundo parecía que se acababa. Tengo la suerte de cumplir años en Julio, por lo que los amigos del colegio no eran seleccionables, pero la tropa de mi urbanización no era pequeña. Tenía que invitar a las 4 niñas que me gustaban, a mis súper colegas, a los que te habían invitado a sus cumpleaños, a los que tenían a las madres que te regañaban si no invitabas a sus hijos, a los que pensabas que te dejarían de hablar durante 2 semanas y a los que te despellejarían la pelota de fútbol hasta que se le saliera la cámara de aire… demasiado estrés para uno niño de 8 años… A día de hoy, 20 años después, si tuviera a mis padres en Londres la respuesta sería más sencilla “tranquilos que podemos ir en moto”
                 Inmejorable reacción de la niña cuando se entera de su verdadero regalo
Hacer amigos no es nada fácil. No entraré en el debate de lo que entiende cada uno por la palabra “amistad”, hablaré en términos generales. El caso es que si tengo 28 años y quito los primeros 10 de mi vida en los que no me acuerdo de casi nada, me quedan 18. De esos 18 años, los últimos 6, es decir, un tercio de mi vida con memoria, los he pasado fuera de Málaga… pues aun así, sigo considerando que el 90% de mis amigos están allí y eso es raro. He conocido mucha gente en Dublín, en Madrid en Colchester y aquí pero son muchos los que se quedan en el punto de colegas con los que al final acabas perdiendo el contacto con el tiempo …el caso es que la cifra de amigos aunque haya crecido un poco se queda en un número bastante triste teniendo en cuenta que me considero una persona bastante sociable.
                              Una de las mejores campañas que he visto. Carlsberg : Friends´ Test
Cuando estás fuera inevitablemente el contacto con tus amigos se va enfriando. Skype, Facebook  y Whatsapp nos ponen las cosas más fáciles pero aun así no es lo mismo. Al principio culpaba a la distancia, luego me di cuenta de que es ley de vida, no hace falta más que ver la relación de mis propios amigos entre ellos mismos. La situación es clara. Una persona normal tarda una hora y media mínimo en ir y volver al trabajo, trabaja 9 horas (con la comida – sin sumar horas extras) y ha de dormir unas 7. Si es medio ordenada tendrá que dedicar al menos hora y media al día a la higiene + tareas del hogar en modo chapuza (ducha, cocinar, lavadoras…). Nos quedan 4-5 horas al día en las que tu cuerpo te pide descansar del duro día de trabajo,  hacer algo de deporte,  preparar la ropa del día siguiente, ver un poco la tele o hablar con tu familia y por último, si te queda tiempo y ganas, poner tu mejor sonrisa para salir al mundo exterior y conocer a gente con la que si llegas a congeniar  no vas a poder casi volver a ver porque está demostrado que no tienes tiempo…
Conociendo gente por Internet
Aun así, quieres conocer gente y tener amigos. Para conocer gente tienes varias opciones, o te apuntas a una página de contactos online en la que en tu primera cita y cómo te despistes al decir “hola qué tal” te encuentras con medio cipote en la boca, o bien puedes quedar con el compañero petao del gimnasio que siempre te sonríe mientras se mira en el espejo y que tiene más vena que brazo, si tienes suerte podrás sacarle del tema de “la creatina y las proteínas en verdad no son malas si haces descansos cada tres meses”.
Descartadas ambas opciones y habiendo comprobado también que el mundo de la noche ya no es tu rollo, si quieres tener gente nueva a la que poder agregar a Tuenti te queda relacionarte con la gente del trabajo. Si trabajas en una empresa pequeña estás jodido. Si eres funcionario y el carácter de tus compañeros es como la cara de asco que tienen cuando te atienden por la ventanilla estás jodido. Si lo que buscas es novia con eso de “donde tengas la olla no metas la polla” estás jodido. Si trabajas en una empresa muy grande igual tienes suerte de que se acuerden de tu nombre cuando lleves 5 años así que estás jodido. Creo que lo mejor es buscar una empresa mediana, lo cual tampoco te asegura que su gente sea agradable, pero puede ser un buen comienzo… y en esas estoy, conociendo a mis compañeros de trabajo e intentando congeniar con ellos.
Campo de cesped artificial
Gran Equipo!
La semana pasada participamos en el torneo de fútbol sala organizado por Google en Wembley. El ambiente era espectacular, con 16 agencias de Ad Words como la nuestra, compitiendo en campos de césped artificial con dimensiones algo más pequeñas que las de un campo de fútbol sala normal pero en las que podías jugar con las paredes y todo estaba cerrado con cuerdas para que la bola no saliera. Conseguimos pasar la fase de grupos ganando dos de los 3 partidos y caímos eliminados en cuartos de final con un gol en el último minuto que supuso el 2-1 en el marcador. Tras el torneo, Google se encargaba de pagar la barra libre así que me tuve que beber 3 pintas de cerveza y unos cacahuetes para quedarme allí haciendo “networking”. No me acuerdo del nombre de nadie de los que conocí pero a la mañana siguiente sí que me acordé de las cervezas… En definitiva, una nueva experiencia y acercamientos con los compañeros.
“Claudia” con Walter
Cervecitas en la oficina
Poco a poco me voy soltando y hablando más con ellos. Ayer tuvimos una fiesta sorpresa de disfraces que le hicimos a una que se casa en verano. Aprovechamos para grabar un “Harlem Shake” que publicaré en cuanto esté editado para participar en el concurso organizado por Yahoo – también entre las agencias de Londres. La fiesta estuvo de lujo ,con disfraces a cada cual más currado y más divertido. Me convencieron, bueno mejor dicho convencieron a “Claudia” (mi nombre de niña “ochentera”)  para darle un toque con un poquito de maquillaje.  Cerramos la noche en un pub cerca de St. Paul y provocamos su ruina haciendo un uso abusivo de la happy hour hasta el último segundo … “Sex on the beach” “Piña colada” todo valía. Provocamos la admiración y las fotos de todos los borrachos de la sala. Disfruté como un enano, la exaltación de la amistad y el ambiente provocó situaciones diferentes a las de un día normal en la oficina que hacen que vayas uniendo lazos con la gente. Sé que cuando me lea mi madre me regañará, pero el alcohol es importante para acercarte a la gente y desinhibirte a la hora de hablar y acercarte a tus compis, y más en inglés. Tenemos otras fiestas a la vista, sin duda la más importante es el fin de semana de Junio en el que toda la oficina, con sus parejas, nos vamos a una casa rural… ¡Qué ganas!
Con Becky
Batman y Robin
Seguiré con mi plan de acercamiento social pero si os soy sincero, no me sorprende tanto que sea “tan complicado” hacer amistades teniendo en cuenta cómo ha cambiado la forma de sociabilizarnos en los últimos años. Una sociedad que no sabe ni como se llaman sus vecinos, en la que cuesta escuchar un “gracias” cuando te abren la puerta del supermercado, ayudar a alguien que se encuentra en problemas o simplemente que no escucha lo que dice su propia madre en la comida porque está contestando los 200 wasaps del grupo “Hoy lo damos todo”… supongo que no es una sociedad que esté igual de educada ni predispuesta a relacionarse y más teniendo en cuenta que ya puede que consideren que ya tienen a su grupo de gente con quien hacerlo.
Me preocupa (y yo me incluyo) el número  de personas que caminan solas y cabizbajas con su Smartphone en la mano sin prestar atención al resto de la gente o a todo lo que le rodea. Sin darnos cuenta nos vamos alejando de la gente que tenemos cerca mientras buscamos acercarnos a lo que tenemos lejos. Soy de los que tienen claro que la familia siempre estará ahí pese a la distancia pero me preocupa que ese “You´ll never walk alone” sea ya mentira.

You´ll never walk alone. Tu familia estará siempre ahí. (Must watch)